Dirige Ricardo Anaya videomensaje a Donald Trump por ‘dreamers’

Ciudad de México, a 6 de febrero de 2018

·         Todos los migrantes merecen respeto.

·         No utilizar a los migrantes como moneda de cambio, exige.

·         La seguridad nacional de Estados Unidos depende directamente de un México estable y cooperativo, no de un muro, afirma.

 

A continuación, la transcripción del mensaje en inglés y su respectiva traducción:

EN INGLÉS:

President Trump:

There are 35 million Mexicans and Mexican Americans in the US which is the equivalent, to the entire population of Canada. But keep in mind that 4 out of 5 are either American Citizens or legal residents.

All of our migrants deserve respect, and their children also deserve protection.

Let me talk specifically about the dreamers, young people who were taken by their parents to the United States when they were just children. It is the United States where they grew up. It is the place of their first memories, it is their home.

Their situation awakens sympathy and a feeling of solidarity in the hearts of the vast majority of Americans, to the degree that the US Government created the program known as DACA, which allows them to remain in the United States.

But today there is a danger that DACA will disappear and more than 600,000 dreamers will be sent to Mexico.

Political negotiations have turned this program, and the path to citizenship for these dreamers, into a simple haggling point, a quid pro quo for building an offensive, and useless border wall, among other anti-immigrant policies.

With a 2000 mile border, American Homeland Security, directly depends on a stable and cooperative Mexico, not a wall.

And very important, and not to take for granted. A neighbor with a clear majority having favorable attitudes towards American people and culture. That´s not a friend you want to lose.

For that reason and with complete respect for the sovereignty of the United States, and for the most elemental of humanitarian reasons, I ask you, President Trump, to protect those young people. Do not allow their dreams to become the fodder of political calculations and transactions.

Mr. President: you said in your State of the Union Address that “Americans are dreamers too”; allow me to say that dreamers, these young men and women are Americans too. Do the right thing. Don’t use immigrants as political pawns. Help them now, and they will make you proud.

Dreamers, you are not alone.

EN ESPAÑOL:

Presidente Trump:

Hay 35 millones de mexicanos y mexicoamericanos en los Estados Unidos, que es el equivalente a toda la población de Canadá; pero tenga en cuenta que 4 de cada 5 son ciudadanos estadounidenses o residentes legales.

Todos nuestros migrantes merecen respeto y sus hijos también merecen protección.

Permítame hablar específicamente sobre los “dreamers”, jóvenes que fueron llevados por sus padres a los Estados Unidos cuando aún eran niños.

Ellos crecieron en los Estados Unidos. Es el lugar de sus primeros recuerdos, es su hogar.

Su situación despierta simpatía y un sentimiento de solidaridad en los corazones de la gran mayoría de los estadounidenses, a tal grado que el gobierno de los Estados Unidos creó el programa conocido como DACA, que les permite permanecer en los Estados Unidos.

Pero hoy existe el peligro de que desaparezca DACA y se envíen más de 600,000 “dreamers” a México. Las negociaciones políticas han convertido a este programa, y a la ruta hacia la ciudadanía de los dreamers, en un simple tema de transacción, un “quid pro quo” para construir un muro fronterizo ofensivo e inútil.

Con una frontera de 3,000 kilómetros, la seguridad nacional de los Estados Unidos, depende directamente de un México estable y cooperativo, no de un muro.

Y muy importante y que no debe darse por sentado, un vecino con una clara mayoría que tenga una actitud positiva hacia el pueblo estadounidense y su cultura. Ese es un amigo que no conviene perder.

Por esa razón y con todo respeto a la soberanía de los Estados Unidos y por las razones humanitarias más elementales, le pido a usted, Presidente Trump, que proteja a esos jóvenes.
No permita que sus sueños se conviertan en moneda de cambio de cálculos y transacciones políticas.

Sr. Presidente: usted dijo en su discurso del Estado de la Unión que “los estadounidenses también son dreamers”; permítame decir que los “dreamers”, estos hombres y mujeres jóvenes, también son americanos.

Haga lo correcto. No utilice a los inmigrantes como un artículo de empeño político, ayúdelos ahora y lo harán sentir orgulloso.

“Dreamers”, no están solos.

0